Cómo evitar el frío en la casa

Parece una obviedad, pero es cierto. Será una práctica inútil hacer estos consejos y no estar caliente. Por ello, lleva calzado abrigado y ropa de casa cómoda y abrigada. Calcetines y tu suéter viejo favorito. También te recomendamos llevar alimentos y bebidas calientes para relajar nuestro cuerpo. Nuestra dieta cambia y en esta época del año se vuelve a las sopas y guisos calientes que recorren nuestro organismo. ¿Qué es mejor que un chocolate caliente con tu pijama favorito?

Puedes cerrar tu terraza con un moderno y estético cerramiento invisible, que deja pasar la luz y aísla del frío. De esta forma, disfrutarás todo el año de este espacio y aislarás aún más la estancia contigua a la terraza. Si decides no quedarte embarazada, aprovecha el sol para obtener un poco de vitamina D y calentar tu cuerpo. Los días soleados de invierno son perfectos para desayunar en la terraza o hacer un picnic.

Luz solar

La luz natural es gratis y te puede ayudar mucho, lo más importante es tratar de aprovechar al máximo el calor natural, a través de la luz solar. Este paquete es más que gratis: es gratis.

Las persianas y cortinas deben mantenerse abiertas durante el día, pero cuando se pone el sol, cierre las cortinas. De esta manera, podrá maximizar la capacidad de su hogar para retener ese calor.

Apuesta por los tejidos gruesos

Son grandes aliados. Cuando se trata de pisos, no hay nada mejor que usar alfombras para lidiar con la pérdida de calor.

chimeneas

Cuanto más grueso, mejor. Esto se debe a la importancia del aislamiento, que enfatizamos en casi todas las tablas. Las alfombras también son perfectas para mantener los pies calientes. Usar cortinas pesadas con forro térmico es una forma muy efectiva de proteger su hogar de la pérdida de calor a través de las ventanas. Si no queremos cambiar las cortinas, podemos tapar las ya instaladas con un material polar o incluso podemos sellarlas por dentro.

4- Abre las persianas y cortinas para aprovechar el sol

La noche cierra todo, pero el día aprovecha la luz del sol. Los rayos del sol no pueden atravesar el vidrio, por lo que se convierten en calor radiante. Es genial abrir las persianas y cortinas durante el día, especialmente si tu casa está orientada al norte.

El elemento con mayor pérdida de energía es el suelo. Aunque las alfombras no son aislantes, retienen altas temperaturas y son más cómodas y cálidas que los pisos de mármol.

Vigila las tuberías

Si en tu casa tienes tuberías expuestas, que son más propensas a congelarse, puedes ponerles espuma aislante. Pero si tienes miedo de que se congele una tubería, puedes abrir un poco el grifo que alimenta esa tubería para que fluya un poco y libere la presión en el sistema.

Los muebles ayudan a mantener la temperatura dentro de la casa. Los expertos recomiendan no colocar muebles o sofás cerca de radiadores para conseguir un mayor confort y una mejor calefacción en la estancia. Las alfombras pueden ser grandes aliadas a la hora de combatir el frío, ya que mantendrán el suelo caliente y mejorarán la temperatura en el interior de la casa. Elige siempre diseños mullidos y tejidos que aporten calidez.

Deja un comentario